En 20 años de gobiernos anteriores, las comunidades del país, fueron olvidadas, generando condiciones deplorables en las esferas económicas, sociales, educativas y de salud, entre otras; creando a su vez un estado de total abandono y falta de acceso a sus derechos como ciudadano salvadoreño que conlleven a mejorar sus condiciones de vida.

Con entrada del actual Gobierno comprendido desde Junio de 2009 hasta la actualidad y tomando en cuenta su gran compromiso social; muchas comunidades del área rural del país y zonas de la periferia del Gran San Salvador, solicitaron a la Vicepresidencia de la República de El Salvador, su intervención en diferentes áreas sociales, para lograr el desarrollo de estas localidades; lo cual fue visto por las autoridades de esta institución como una gran deuda histórica de los derechos de todas y todos los habitantes de estas comunidades, a quienes se debía atender de una forma inmediata.

Con el pasar del tiempo se iba incrementando el número de peticiones formales, ya sea en forma de cartas dirigidas o audiencias solicitadas al Señor Vicepresidente Prof. Salvador Sánchez Cerén, también a su esposa la Sra. Margarita Villalta de Sánchez, por lo que bajo su dirección se motivó a la creación y conformación de una entidad especial destinada a gestionar ante las instituciones correspondientes una serie de problemáticas que planteaban las comunidades.
Por ello en este período se dio inicio a la conformación de la Comisión de Acción Social de la Vicepresidencia de la República de El Salvador, la cual tiene como fin especial lograr el mejoramiento integral de los habitantes residentes de esas comunidades altamente vulnerables y de esta forma lograr optimizar su situación social, económica, salud entre otras áreas que los mismos habitantes designaban.

En este contexto, en los presentes siete meses se comenzó a estipular los lineamientos bajo los cuales debería de actuar esta Comisión, en donde a su vez se establecieron una serie de planes estratégicos y operativos en las cuales se intervendrían estas comunidades; estos planes iban dirigidos para la obtención de los siguientes resultados:

  • Organización y participación comunitaria
  • Apoyo a la salud preventiva comunitaria
  • Apoyo a la educación
  • Apoyo al desarrollo productivo comunitario

En este marco el tema de salud era una demanda perenne en todas las comunidades que asistieron a solicitar la intervención de la Vicepresidencia de la República de El Salvador, por lo que se inició el establecimiento de una serie de relaciones intersectoriales, con diversas instituciones, que podrían aportar a este esfuerzo de lograr el estado más óptimo en salud, estas instituciones fueron:

  • Profesionales en salud graduados en Cuba
  • Empresa privada con compromiso social
  • Instituciones Gubernamentales
  • Organizaciones No Gubernamentales

Cada una de ellas aportaba desde los recursos humanos voluntarios hasta los recursos materiales, necesarios para llevar a cabo una serie de acciones concretas en salud en cada una de las comunidades, que por muchos años estaban acostumbrados a una medicina asistencialista, y que poco aporta al mejoramiento y empoderamiento del estado de salud dentro de las comunidades.
Estás actividades en salud no pretendía suplir las acciones integrales llevadas a cabo por parte del Ministerio de Salud y la puesta en marcha de la Reforma en Salud elaborada por esta instancia; sino que el programa comunitario en salud sería un aporte más al compromiso social adquirido por parte de las autoridades de la Vicepresidencia de la República, y de esta forma regirse bajo las normativas previamente establecidas por el Ministerio de Salud, teniéndolo siempre como referente y ente rector de la forma de aplicar los distintos protocolos de las diversas patologías o forma de atención a los pacientes intervenidos, en las comunidades asistidas por la Vicepresidencia de la República de El Salvador.