Print Friendly, PDF & Email

Yo quisiera comentarles algunas ideas que han surgido aquí  al fragor de todos estos eventos que hemos tenido. Me escribió una señora que vive en Nueva York y me dice mira, yo creo que en El Salvador hay que pensar en los niños, y escuchando las palabras del Secretario de Comunicaciones, me recordé de esa carta que me llegó a partir que ella había tenido oportunidad de conocer esta experiencia y me contaba que algunos centros educativos de Nueva York, cuando finaliza el año, al niño le dan un libro porque me dice, mira aquí mucho se leen, yo creo que en la país somos de  los países que pocos se leen, entonces me decía.

Se entrega el libro cuando terminan el año educativo y después cuando regresan le piden que comente el libro me dice, esa es una forma de cómo fomentar que los pueblos lean. Yo partiendo de esa idea le he dicho al Secretario de Cultura que para final de año él me tiene que entregar un millón cuatrocientos mil libros para entregarle a cada  niño para que en sus vacaciones lean.

Entonces él me dice que no  se ha quedado quieto desde que yo le di esa tarea, cómo voy a ser dice y más que lo primero que me dijo cuando entramos en la reunión que hubo de Ministros de Cultura de Centroamérica y República Dominicana, lo más que pedían los ministros era dinero  me decían, todo mundo está pidiendo dinero en todas partes.

Pero también él fue a Taiwán, conversó allá y habló sobre la necesidad de cooperación de que pudiéramos  conseguir una donación para hacer esa publicación. Ahí cuántos libros van a ser, uno, dos, o tres, uno por departamento o uno por municipio para poder editar varios libros, ya eso queda en manos de él, pero en este momento estamos en la tarea de buscar esa cooperación porque yo creo que el país, para salir de ese gran problema de la violencia, nuestra juventud tiene que encontrar espacio para su tiempo libre, el tiempo libre lo dedica para  ver televisión y en la televisión es raro que hayan programas culturales, solo el Canal 10 entiendo secretario que hay programas de cultura, pero no se ven, entonces esa es una buena forma.

Y la otra es, yo fui ministro de Educación y también se lo estoy  comentando para que lo hable con el Ministro de Educación, nosotros comenzamos a generar y ya está en proceso la escuela de tiempo pleno, o sea que los niños ya no van a ir solo un turno, sino que van a permanecer toda la mañana y tarde en la escuela, eso implicaba ¿qué hacían por las tardes?

Entonces, como en El Salvador se había abandona las materias de arte y cultura y de deporte, comenzamos nosotros a crear un programa que se llama un sueño posible, que es introducir nuevamente en los centros educativos el tema de la cultura, y ahora hay certámenes de baile, de poemas, de cantautores, es decir en las escuelas hay al final de año esos procesos, pero para ir motivando lo que hacíamos en las escuelas, es que invitábamos a la escuela, a un artista, a veces eran poetas, a veces eran escritores para que hicieran un intercambio con los muchachos.

Yo le digo también, aquí hay una cantidad de hacedores de la palabra y hacedores de la poesía, que podemos apoyarnos en ello para que en las escuelas también, no solo puedan conocer la obra, sino también lo puedan conocer a ustedes y a identificarse con ustedes y motivarlos a ustedes.

Entonces también él ha quedado que va conversar, porque yo creo que estos libros para mí sería un gran pecado irlos meter en una librera y tenerlos ahí de adorno, hay que hacerlo que verdaderamente llegue a las personas, y especialmente a los niños y a las niñas.

Así es que, por eso es que la sociedad nuestra, yo estoy hablando que el buen vivir es la búsqueda de una transformación, yo no sé si la derecha va usar esta palabra, yo creo en el socialismo, y aspiro a un socialismo, pero eso es lo que yo aspiro, eso es lo que yo aspiro, ¿a qué aspira mi pueblo, a qué aspira mi pueblo? Mi pueblo aspira a tener mayor felicidad, y la palabra que más se asocia a la felicidad es el buen vivir, pero esa es una transformación de vida, es una transformación y eso es transformación cultural ¿por qué? porque nuestra sociedad está educada en demandar, que es correcto, es bueno, para eso son las sociedades para demandar, para exigir y para que los funcionarios cumplamos.

Pero también hay que completarlo, con la capacidad de la sociedad de construir soluciones, por eso me gustó tú intervención, porque estas proponiendo soluciones, y a mí me parece que esa es la cultura nueva que tenemos que formar, y ustedes son actores de eso, ustedes hacen participar, no solo escriben para ustedes, sino que para nuestro pueblo, al colectivo, y eso inspira también a participar.

Así es que también, ustedes se acuerdan cuando yo les decía al principio, son ustedes cimiento de un nuevo tejido social que tenemos que construir en el país para transformar este país, sino no hay transformación, la transformación es, vuelvo a repetir una transformación cultural, medioambiental, una transformación en cuanto a cómo nosotros valoramos a nuestros pueblos indígenas, cómo nosotros nos vinculamos a su vida, a su historia y cómo la hacemos suya también, nuestra, porque nos han hecho olvidar nuestra historia, que viene desde esas raíces, desde nuestros pueblos indígenas.

Entonces, todo eso es el tejido social que tenemos que construir para hacer esa transformación que el país necesita, muchas gracias.