Print Friendly, PDF & Email

Muy Buenos días en este día tan hermoso, tan fresco.

Tenemos ya varios días de tener un clima agradable.

Espero que este desayuno típico sea parte de este espacio, que le llamamos Casa Abierta en esta residencia de presidentes, que ahora se ha convertido en un espacio cultural.

Ustedes saben, la cultura es fundamental para el desarrollo de nuestros pueblos y más en este tema que ahora vamos a abordar.

Es un hecho que ha hecho reflexionar, no solo al país, sino al mundo, como una cruenta guerra de 12 años que tenía a su base en una cultura autoritaria, y generó las condiciones para que se resolviera por la vía pacífica, por la vía del dialogo, por la vía de los acuerdos, por la vía de la negociación, por la vía de los entendimientos.

Pero no solo eso, sino que dejó también un compromiso para la nación, cómo convivir después de estos Acuerdos de Paz en democracia, aprender a vivir en democracia, aprender a vivir cultivando la paz, fomentando la paz, creando valores nuevos.

Hemos tenido 26 años y todavía, ustedes saben, la sociedad en que nos desarrollamos y el sistema educativo se desarrollan en un ambiente de violencia, en un ambiente de limitaciones.

El acuerdo de paz nos permitió terminar el conflicto armado, pero no terminó el conflicto, los conflictos continúan. Somos una sociedad que estamos en permanente conflicto. Lo que debemos aprender es cómo en democracia resolvemos esos conflictos, cómo gestionamos esos conflictos.

Ustedes han tenido, el año pasado, una larga experiencia, en la cual a través de estudios que han hecho, de foros y de investigaciones están construyendo algo que perdura por mucho tiempo, el sistema educativo, para que sea un factor que genere esa nueva cultura, ese cambio cultural que necesita el país.

Eso es lo que ahora, nuestros radioescuchas van a conocer y los que nos ven a través de Canal 10, van a poder compartir desde sus casas esta experiencia que se ha construido en este año 2017..

Este año lo comenzamos conmemorando los 26 años de los Acuerdos de Paz, con el lema “Reafirmo la Paz”, porque el año pasado, fue el año de la promoción de la cultura de paz.

La Promoción de la Cultura de Paz fue nominada por la Asamblea Legislativa y se hizo un proceso en la sociedad para promover la cultura de paz.

Ahora lo que queremos es hacer esa unión entre generaciones, la nueva generación, las juventudes, que reafirme su compromiso con la paz. Eso es todo un proceso de construcción de valores, conocimientos y de conductas, que solo lo puede hacer el sistema educativo.

Por eso, ustedes ven acá, además de mi esposa Margarita, al ministro de educación Carlos Canjura, la viceministra Linda Handal, nuestra asesora la doctora María Isabel Rodríguez, para quien pido un fuerte aplauso.

También siempre en estos programas me acompaña la secretaria de Cultura porque ella es parte de este proyecto cultural y Eugenio Chicas que es nuestro secretario de comunicaciones también.

Ahora tenemos también una invitada, la embajadora de Chile que está contribuyendo en este esfuerzo, a María Inés Cruz y también Augusto Crespín que en la segunda fase del programa les va a mostrar parte de la obra que tenemos aquí en exposición en esta casa, en esta residencia presidencial.

Permítanme hacer una excepción de saludar a mi amigo Carlos Consalvi, él es director del Museo de la Palabra Imagen, le preguntaba cuanto tiene el museo, 21 años me dice, 22 años, es una historia del esfuerzo que se ha venido haciendo por no perder nuestra memoria histórica, es algo que ustedes han incorporado a las asignaturas.

La Asamblea legislativa declaro por decreto que se diera la asignatura de moral, urbanidad y cívica, ustedes han hecho los estudios y un foro ciudadano, un foro de cultura de paz que validó esa asignatura, la adecuó y vio que era necesaria la construcción ciudadana.

Son tantas experiencias, tantos conocimientos que se han construido, por ello yo les agradezco su presencia en este programa, que es parte de lo que hemos hecho para promover la cultura de paz aquí en el país.

Aquí hemos recibido a los familiares de las víctimas de las violaciones de derechos humanos en el marco del conflicto armado y hemos escuchado esa parte que tiene que ver con nuestra cultura, con nuestra memoria y su demanda de conocer la verdad, de que se haga justicia, y se repara a las familias.

Hemos recibidos a los defensores de derechos humanos que también tienen su visión, desde la perspectiva de los derechos humanos, su respeto y garantía en una sociedad.

Hemos recibido a los integrantes del Comité de Memoria Histórica de El Salvador que nos reafirman que hay necesidad de mantener viva la memoria para que no se repita.

O sea, el compromiso de no repetición en esta sociedad de lo que sucedió en el pasado, lo que tiene que ver con fortalecer los espacios para que se conozca la historia desde sus ángulos negativos, sus ángulos positivos y sus retos.

También hemos recibido a las redes de casa de la cultura y convivencia, que ahora están conformando espacios de convivencia.

Hemos recibido a los jóvenes Somos Paz, el año pasado se promovió un movimiento de jóvenes de todo el país que firmaron su compromiso con la paz y ese movimiento se llamó “Soy Paz”, estuvieron aquí conversando y expresando desde su visión de jóvenes su compromiso con la paz.

También hemos recibido a las asambleas ciudadanas, que son espacios en los cuales se está construyendo convivencia y ciudadanía.

Es decir, hemos realizado en este espacio acciones para promover la paz, para fortalecer la cultura de paz, pero ahora es más importante porque vamos a conocer las transformaciones que se están haciendo en el sistema educativo, porque es la educación el motor de desarrollo de un país.

La educación en El Salvador tiene una característica especial, no ignorara nuestra historia y tiene que adecuar la historia a la realidad de El Salvador y el diplomado que se está realizando con la Universidad de Chile es sumamente importante, porque es educación, democracia, construcción de paz en la escuela de hoy.

Ustedes saben una escuela que tiene sus propias características. Muchos de ustedes son docentes trabajan en escuelas que están en áreas inseguras y que están desarrollando un modelo diferente de cultura, de cultura de paz con sus propias características. Además, tiene que haber una formación del docente, porque tiene que hacer la gestión de cómo convivir con el conflicto y, cómo formar valores en esos jóvenes, en esas escuelas.

Por eso, esta labor que ustedes están haciendo es una labor histórica, porque estamos adecuando el sistema educativo a la nueva realidad del país.

Yo les agradezco, les felicito. Espero que todos aquellos que están atentos a este programa, ya sea por la Radio Nacional o por Canal 10, tengan la oportunidad de conocer cómo se están formando las nuevas generaciones, porque un factor decisivo, uno de los valores fundamentales, uno de los cambios culturales es el tema de la paz.

Así que, muy buenos días. Bienvenidos

Y gracias por su asistencia