Print Friendly, PDF & Email

JAIME JIMENEZ

TECNICO DE DIRECCIONES Y PREVENCIÓN Y PROGRAMAS SOCIALES DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN

Agradecer este espacio de participación, y expresar que, me siento también bastante impresionado y conmovido, de la calidad de las participaciones y, sobre todo, del espíritu, sobre el cual estamos hablando, que se trata de, precisamente construir cultura de paz.

Yo creo que, precisamente, este espacio de dialogo, de participación, es también un espacio de eso, de paz y de convivencia.

Bueno, yo voy a expresar algo que, también tiene que ver, con todo el proceso que estamos hablando, pero muy específicamente, el tema de convivencia escolar.

Como ustedes saben, el diario vivir de los centros escolares, es precisamente, la convivencia. Y, en esa convivencia positiva y sana que queremos construir, es precisamente lo que nos lleva o nos va a llevar, a lo que pretendemos, como paradigma, la cultura de paz.

Hace alrededor de dos, tres años, uno de los mandatos principales de esta gestión, ha sido, precisamente, construir un Plan de El Salvador Educado. Y una de las aspiraciones que se plantearon en ese momento, fue que, la escuela fuera libre de violencia y ese, precisamente era el eje central de la prevención, así se planteó en uno de los seis desafíos.

Y precisamente, en esas 104 acciones que se escribieron, la acción número 1, del desafío número 1, e, la construcción de una política nacional de cultura de paz, digo, política Nacional de Convivencia y Cultura de Paz. Es un proceso, que hemos llevado desde el CONED, y específicamente lo ha retomado la Dirección Nacional de Prevención y Programas Sociales, y ha sido, como ustedes lo han expresado también, un proceso de una amplia participación, de, podemos decir, de una amplia cultura democrática. Hemos hecho diferentes consultas departamentales, ha participado toda la comunidad educativa, diferentes sectores, incluso, a finales del año pasado, montamos una conferencia regional, apoyado por algunas asociaciones de cooperantes, en la cual pudieron participar, la viceministra de Honduras, el viceministro de educación de Guatemala y con la presencia de nuestro ministro de Educación, Carlos Canjura. Y, cada uno de esos procesos, nos llevó, a hacer una propuesta sobre el trabajo, de cómo debe de elaborarse y debe trabajarse, el tema de convivencia escolar. Esto significa, que no, como ustedes también lo han dicho, no ha sido una construcción o digamos, una elaboración de una política desde el escritorio, sino que estamos hablando de un documento que ha sido construido, desde la comunidad educativa, apoyado por diferentes sectores y finalmente, digamos, está por validarse. La política que se ha hecho nos habla de acciones específicas, hacia los jóvenes; hacia los niños y las niñas, y hacia las familias. Que, para eso, también significa, que hay que trabajar en la formación docente, que ya ustedes los han dicho, estamos muy avanzados en ese proceso. Y por supuesto, de, intentar durante este año, de permear los principios que la política habla y uno de ellos es, precisamente, la participación, los derechos humanos, que ya están impregnados, pero nosotros queremos y pensamos, que también debe de hacerse, una participación más amplia y una revisión más amplia; en ese proceso estamos. Esperamos que, en los siguientes dos meses, antes de que termine este primer trimestre, sea lanzada la política nacional de convivencia escolar y cultura de paz.

Yo creo que, precisamente con eso, se va lograr uno de los resultados, que El Salvador Educado perseguía, que es la construcción de ambiente agradables y climas que favorezcan los aprendizajes. Y, por supuesto, va ser o es ya, un aporte para las futuras generaciones. Y creo que, como dije al inicio, rescata el espíritu de este momento, que es la construcción de una cultura de paz y que, incluso, en este proceso que ya estamos hablando, de 26 años después de la firma de los Acuerdos de Paz, constituye un aporte importantísimo, como lo han hecho ahorita, todos los compañeros, en el tema de documentar lo que se está haciendo.

Solamente.