Print Friendly, PDF & Email

Esta mañana  es muy grata para nosotros estar acá, decía hace quizá una hora, que me parecía  tan importante y tan alegre   esta mañana ver a todos los poetas reunidos, nunca habíamos tenido esta oportunidad de conversar, de  compartir , de exponer puntos de vista, además  de creer en esa posibilidad de que la poesía  pueda renovar esta nación y que también esta  posibilidad que es más que real que la poesía penetre  en el corazón de todos los jóvenes  y que aparte de eso los pueda llevar  a tener otras  opciones de vida.

Esta mañana yo leeré para ustedes  un poema que se titulan  las palabras que se las dedico a todos mis colegas.

POEMA

Las palabras, caracoles anunciaron  el tiempo nuevo, la balada de lo que  hacen anunciaron.

Y entre sus pies y manos el universo a tejido las palabras que despejarán el horizonte,

Somos  un rumor de estridencias, alba prohibida, somos unos rumos de mariposas llegando a casa para celebrar el invierno y el sueño; no somos humo de muerte, no cantamos  a la bala homicida.

Niños eternos jugando a encontrarnos y desencontrarnos en la  gallina tuerta, niños con tos poética en el patio vacío, esperando un padre que nos dejó su amor  en la hora de la ceniza , un volcán.

Sencillos y elocuentes los colibríes danzan al  unísono pero dispersos, que sería de un corazón tan frágil  si el arcoíris fuera una mentira, qué sería de la piedra su el corazón también fuera una mentira.

Qué sería de la piedra si el corazón también fuera una mentira, qué sería de nuestra palabra si el viento, las alas, los remansos en los  nidos, el clamor de un viaje, el azul en la espera arcángeles y ciudades inundadas  de deseos, el tiempo es ahora un beso marino, un ruido de tierra quemando los miedos, porque la oscuridad se  quedó ciega, porque la sonrisa es una puerta al mañana, el fuego, siempre el fuego.

Abrirse paso por los ojos extraviados y enredar en el alma de los taxistas una estrofa con aguacero.

Saludemos pues la calle, fecundemos el verde con el amarillo, anidemos, amemos de memoria, cantemos a los perro, dialoguemos  con los pájaros, militemos  con los árboles y entre nuestros pies y manos el  universo tejerá las palabras que despejarán el horizonte porque qué sería de la piedra si el corazón fuera una mentira.

Que serpia de un corazón tan frágil   si el arcoíris también  fuera una mentira.

Gracias.