Print Friendly, PDF & Email

El resurgir del cacao y la producción de chocolate y otros productos de esta fruta que en el pasado los pueblos originarios consideraron fuente del néctar de los dioses es uno de los mayores éxitos del gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén.

En apenas cuatro años, a partir de 2014, gracias al impulso dado por el gobierno, el cultivo de esta planta ancestral pasó de una virtual amenaza de extinción al crecimiento multiplicada de sus cosechas  y a la obtención de premios internacionales por su calidad.

“El cacao es una mina de oro que había estado dormida y, lo que es mejor, nos queda de por vida”,  afirmó uno de los productores más exitosos, Juan Antonio Cáceres Martínez, un emprendedor visionario con raíces en la realidad.

La recuperación de esta producción fue el tema del tradicional encuentro sabatino con la sociedad del Presidente, la primera dama, Margarita Villalta de Sánchez, y los ministros en el programa Casa Abierta, en la ex residencia presidencial de la colonia Escalón.

En su mensaje de bienvenida a los invitados, quienes comparten un desayuno típico con las autoridades, el gobernante destacó que “una de las rutas del crecimiento económico en nuestra política tiene que ver con la transformación productiva del país”.

Los excelentes resultados del Plan Quinquenal de Desarrollo (2014-2019) en el caso del cacao se insertan en el formidable salto dado por la agricultura salvadoreña con cosechas récords de granos básicos en los últimos años.

El ministro de Agricultura y Ganadería, Orestes Ortez, informó que al inicio de este plan en 2014 el área cultivada de cacao era apenas de 989 manzanas y con el apoyo del gobierno y la iniciativa de los agricultores ascendió este año a 9 mil 147.

El número de productores creció también sustancialmente y en ese breve período de tiempo saltó de 365 a 7 mil 277, con un estimado de 30 por ciento de mujeres, especialmente en labores de transformación secundaria.

Ortez agregó que gracias a las investigaciones realizadas se lograron determinar 100 variedades de cacao en el país, de las cuales el CENTA ha seleccionado las 40 mejores.

“Los mexicanos que nos han estado asesorando en parte de este tema nos han dicho que poseemos una de las cepas de cacao blanco fino de aroma que es la mejor de la región mesoamericana”, dijo.

La calidad del cacao ancestral salvadoreño fue confirmada el año pasado durante su primera presentación en los premios del Salón del Chocolate de Paris, Francia, donde se ubicó entre los mejores del mundo entre centenares de productores  de 40 países.

El premiado en ese concurso internacional, el empresario José Eduardo Zacapa Campos, agradeció al Presidente el firme respaldo al cultivo del cacao y su industria, y en especial felicitó la decisión de priorizar las variedades nacionales.

El alcalde del común de los pueblos originarios en Izalco, Mateo Rafael Latín, también agradeció al estadista su interés para cara darle prioridad a esta producción, que recordó ya desde antes de la invasión de los conquistadores españoles era un producto exitoso.

El Presidente Sánchez Cerén destacó que en más de cuatro años de su gestión el cacao se ha convertido en una de las producciones con mayor aumento y aseguró que debe ser una de las marcas del país.

El ministro Ortez subrayó que las producciones de cacao continuarán aumentando y llevando prosperidad a los salvadoreños.

Con ello, el sostenido crecimiento de la economía del país tiene también un delicioso sabor a chocolate.

San Salvador, 25 de agosto de 2018.