Print Friendly, PDF & Email
  • El Presidente de la República recibió de manos del ministro de Agricultura, Orestes Ortez, la política para el desarrollo de la cadena del cacao, instrumento que busca promover el desarrollo de la cadena de valor de cacao.

 

La política tiene énfasis en cacaos finos de aroma y busca contribuir a la disminución de la pobreza y la inseguridad alimentaria, la recuperación de los agroecosistemas y la tradición ancestral del cacao.

El acto tuvo lugar este sábado en Casa Abierta frente a una representación de más de 100 productores de cacao del país, quienes fueron recibidos por el Presidente en la ex residencia presidencial.

«El país debe ponerse en la ruta del crecimiento económico, y una de ellas tiene que ver con la transformación productiva del país. El cacao se ha convertido en una de las fuentes de mayor transformación y es uno de los rubros que ha elevado su producción», dijo el estadista.

La apuesta por fortalecer al sector cacaotero inició en 2014, con 989 manzanas cultivadas y 365 productores; para  este año ese número se ha incrementado a 9,147 manzanas y 7,277 productores, gracias a los esfuerzos del gobierno, a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería, y la cooperación internacional.

«Una de las marcas de nuestro país debe ser nuestro cacao ancestral (…), el cacao de El Salvador, en el mundo, es uno de los principales productos de mayor calidad», sostuvo el Presidente.

En 2017 un productor cacao salvadoreño logró posicionarse entre los 18 mejores del mundo, durante la feria realizada en el Salón de Chocolate de París, Francia.

El mandatario informó además que la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL), trabaja en un proyecto que busca garantizar el abastecimiento de agua para la producción  de cacao.

«Tienen  54 viveros y han producido más de 4 millones de plantas, y el 50 por ciento son de cacao», expresó.

Nuestro país posee una de las cepas de cacao blanco, uno de los mejores de la región Mesoamericana, una herencia ancestral de la zona de los izalcos y nonualcos.

 

San Salvador, 25 de agosto de 2018.