Print Friendly, PDF & Email
  • Además de promover el empoderamiento de la mujer, este programa se suma a la estrategia del gobierno para dinamizar la economía, ya que con los emprendimientos de las mujeres se ha creado empleos y se han posicionado sus productos en mercados internacionales.
El tradicional rol que caracterizó a la mujer salvadoreña por muchas décadas ha quedado en el pasado. Ahora no solo se desempañan como jefas de hogar sino también como grandes empresarias que están contribuyendo a construir un El Salvador más competitivo y productivo.
Así lo manifestó esta mañana el Presidente Salvador Sánchez Cerén, al compartir en Casa Abierta, con beneficiarias del Programa Nacional de Empresarialidad Femenina promovido por su gobierno a través de CONAMYPE.
Para el mandatario, la mujeres empresarias y emprendedoras son ejemplo del nuevo país que se busca construir, el cual supere las maneras tradicionales de hacer crecer la economía y que involucre a sectores de la sociedad que tienen potencial y que han estado marginados por otros gobiernos en el pasado.
“Ustedes son mujeres que le están apostando al país, que están generando productividad, competitividad y espacios de empleo”, aseguró el gobernante
Y es que con el Programa Nacional de Empresarialidad Femenina se ha fomentado el desarrollo de empresas lideradas por mujeres, apostándole a la transformación productiva, la autonomía y su empoderamiento económico y ofreciéndoles oportunidades para su formación empresarial.
Ángela Amanda Martínez, es un ejemplo de la eficacia de este programa. Gracias a CONAMYPE pudo hacer realidad su empresa Huellas relacionado con la medicina preventiva y la cosmética natural, y cuya idea de emprendimiento fue diseñada por su hija para su trabajo de grado de la Universidad.
“Entré a Empresarialidad Femenina en 2015, me enseñaron a crear el modelo de negocios, calcular costos y definir mi segmento de mercado. En estos momentos tenemos 15 distribuidoras y 10 productos en el área de salud preventiva”,comentó orgullosa.
Asimismo, Lorena González, lideresa de la Red de Mujeres y propietaria de la empresa de servicios de transporte y taxis para mujeres Línea Rosa, manifestó que gracias a la capacitación y asesoría recibida en el marco de este programa pudo establecer mejor su pequeña empresa.
“Decidimos emprender en este nuevo negocio que es atender las necesidades de las mujeres y ser un aliado estratégico, escuché sobre el programa de Empresarialidad Femenina y me cayó como anillo al dedo, pude ver un nicho de mercado nuevo y entender las necesidades de nuestras clientas”, dijo.
Por su parte, Fátima Guadalupe Escobar de Marroquín, propietaria de una empresa de Software para las MYPIMES, aseguró que fue cuando entró al programa Mujer y Negocios que descubrió el potencial que tenía su producto para las Pequeñas y Medianas Empresas.
“Actualmente estamos trabajando en el aplicativo móvil, esperamos poder hacer llegar esta tecnología a todos los rincones de El Salvador. Todo esto no hubiera sido posible sin las asistencias técnicas en mercadeo digital, de las técnicas empresariales de las participaciones en las ferias, en las que nos ha ayudado este programa de CONAMYPE”, dijo.
Desde su creación en 2011, el Programa Nacional de Empresarialidad Femenina ha atendido a más de 40,081 mujeres, con más de 80,800 servicios para su crecimiento económico y personal.
 San Salvador, 21 de julio de 2018.A