Print Friendly, PDF & Email

En el empeño de crear una cultura de paz a través de la educación, el Presidente Salvador Sánchez Cerén y la primera dama Margarita Villalta de Sánchez se reunieron hoy con directivos y representantes de la comunidad educativa, para reflexionar juntos sobre los importantes pasos que se dan en el país para este importante proceso.

El espacio Casa Abierta, tuvo este sábado su primera edición del 2018, un año que se presenta decisivo para lograr un El Salvador Educado, pues no se trata solo de perfilar programas que mejoren la calidad de la educación o declarar a El Salvador libre de analfabetismo, sino de construir en las presentes y futuras generaciones una fuerte cultura de paz y convivencia para toda la sociedad.

La acostumbrada presencia de Doña Margarita, callada pero atenta y receptiva ante cada frase, testimonio y valoración de todos los asistentes, ratifica que para el actual gobierno no hay nada más prioritario que inculcarle a la niñez y la juventud salvadoreñas valores culturales, morales, éticos y capacidades ciudadanas.

Así lo afirmó el presidente al decir que después de los Acuerdos de Paz, firmados hace 26 años, quedó el compromiso de cómo convivir en democracia, de aprender a vivir cultivando la paz, fomentando la paz y creando valores nuevos.

Es precisamente mediante la educación, donde se han depositados tantos esfuerzos y confianza, con la que se lograrán tales objetivos y la cultura que necesita el país.

Recordemos que ha sido precisamente Doña Margarita la que ha fomentado programas como Las Colmenitas, el Coro Presidencial, la Atención a la Primera Infancia, y ha sido invaluable su atención y conducción en las acciones del Consejo Nacional de la Niñez y de la Adolescencia y el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y Adolescencia (ISNA), y otros proyectos como Ciudad de la Niñez y la Adolescencia y la red de Casa de la Cultura y Convivencia.

Han sido esos espacios, y otras facilidades como los paquetes escolares, la alimentación, los huertos escolares, la educación flexible y la gratuidad de la enseñanza en todo el sistema público, los que han abonado el terreno para hablar hoy de cultura de paz.

Y seguro, su sabia opinión y consejos oportunos han acompañado todo el proceso de transformaciones curriculares en asignaturas como Urbanidad y Cívica, que desde este año escolar se imparte en todos los niveles del sistema de enseñanza.

Porque de lo que se trata, como dijo la doctora María Isabel Rodríguez, “es seguir trabajando, hasta el último día de nuestras vidas por hacer que este país crezca y crezca mucho y se desarrolle y sea fuerte. Todos debemos ser colaboradores en reafirmar, precisamente, lo que significa esta cultura de paz”.