Print Friendly, PDF & Email
  • El fomento de la cultura de paz en el sistema educativo avanza a nivel nacional y en todos los niveles de la educación. Así el Gobierno del Presidente Sánchez Cerén promueve la memoria, la identidad, los valores y competencias ciudadanas para que la nación salvadoreña siga su proceso de desarrollo sin olvidar de donde viene.

El mandato del Presidente Salvador Sánchez Cerén, hace un año, fue preciso: fomentar la cultura de paz en todo el sistema educativo.

Ahora el programa Casa Abierta ha proyectado al país los avances y la importancia de esta decisión presidencial que está plenamente en consonancia con la vocación del gobernante, quien hace 26 años fue uno de los firmantes de los Acuerdos de Paz.

 

El ministro de educación, Carlos Canjura, quien ha liderado estos esfuerzos, remarcó que “el gran reto que tenemos nosotros como maestro es construir esa nueva generación con altas capacidades ciudadanas”.

 

Que las niñas, niños y jóvenes “sean altamente responsables, no solo de su propio desarrollo, sino de su familia, de su comunidad, de su país” y que “no se olviden lo que ha pasado”.

 

Rememoró que tras la orden presidencial en 2017 “se hicieron muchos esfuerzos para construir esta plataforma de cultura de paz”, en la que participan docentes y especialistas para preparar y llevar estos contenidos pedagógicos a todos los niveles de la educación, es decir desde la primera infancia.

 

En Casa Abierta se hizo entrega de guías de formación ciudadana y programas para educación inicial y parvularia, los cuales son producto del trabajo de maestros y especialistas que han la formulado pedagógicamente estos contenidos.

 

La secretaria de cultura, Silvia Elena Regalado, dijo durante el programa que “educar para la paz es educar para la vida”.

 

Estos contenidos, explicó la funcionaria, “son las herramientas que dotan a los estudiantes para repensarse a sí mismos” y para la vivencia diaria.

 

Agradeció a los maestros y especialistas -invitados a Casa Abierta por el jefe de Estado- porque su labor es “muy noble”.

 

Por su parte, la asesora presidencial para la educación y la salud, María Isabel Rodríguez, dijo que El Salvador vivió una historia dolorosa que, en muchos casos, los jóvenes no conocen y que los adultos han olvidado.

 

Añadió que estos esfuerzos del Gobierno están formando generaciones con un pensamiento diferente que procurarán que esta historia de dolor “no vuelva a ocurrir”.

 

“Maestros pueden sentirse dichosos, pero tienen una gran responsabilidad. Esto es la base de lo que debemos hacer y se tiene que hacer para el futuro”, expresó la doctora Rodríguez.

 

San Salvador, 20 de enero de 2018.